¿Crisis de confianza?

Las conclusiones de la nueva edición del estudio anual sobre confianza que realiza la consultora Edelman son demoledoras para España. España sitúa su nivel de confianza en una puntuación de 40 (entre 1 y 100), siete puntos menos que la valoración del año pasado. Sólo en Rusia, el nivel de confianza ha caído con tanta fuerza.

Este año, el estudio ha puesto el foco en las relaciones entre el trabajador y su empleador.

¿Estamos ante una crisis de confianza? ¿Qué podemos hacer para que la desconfianza no sea la nota predominante en nuestras organizaciones?

Vamos a repasar las características que permiten a un líder generar confianza en las organizaciones, uno de los “básicos” del liderazgo.

“Por muy extraño que parezca, la productividad y la confianza van de la mano” (William Ouchi)

Una de las características importantes es que podamos percibir su competencia, que nos demuestre sus habilidades, conocimiento y experiencia. Observar como una persona aborda sus objetivos, resuelve sus problemas, toma decisiones, se desenvuelve en sus actividades diarias aporta información sobre su competencia.

Otra de las características es que el líder nos resulte creíble. ¿Y cómo percibimos la credibilidad? Cuando la comunicación se apoya en la verdad y en la integridad, cuando se admiten los errores y se actúa de acuerdo a los valores, tanto personales como los de la organización.

Otra habilidad relacionada con la confianza que otorgamos al líder es su capacidad para cuidar y valorar las relaciones que establece con sus colaboradores. Un líder que se preocupa por encontrar puntos en común, intereses compartidos, que intercambia información con la confidencialidad requerida y sabe utilizarla es un líder en el que confiamos.

Y acabo con el compromiso, un líder que cumple sus promesas, que hace lo que dice que va a hacer, que no elude su responsabilidad es un líder al que otorgamos nuestra confianza.

¿Cómo puede generar confianza una organización?