La responsabilidad como capacidad de generar respuestas

Hasta 9 veces se cita el término responsabilidad en ISO 9001. Responsabilidad está ligada al liderazgo y compromiso, a los roles que se establezcan en la organización, al cambio y a distintos procesos (auditoría interna, entre otros).

En una primera lectura en el Diccionario de la lengua española este término está asociado a obligación, culpa, cargo, consecuencia, deuda, reparación; también a cuidado y atención en lo que se hace o decide.

Su origen etimológico se establece en el verbo latino respondere, y en su participio responsum, respuesta. Y es ahí donde el término adquiere un enfoque muy interesante; la responsabilidad como capacidad de crear unas circunstancias generadoras de respuestas y cambio en nuestras organizaciones.

Frente a la orientación del término como culpa (término que nos impide, o cuanto menos nos hace difícil, aceptar nuestra implicación en los hechos), entenderlo como respuesta y, más aún, como capacidad de generar la respuesta que queremos nos permite encontrar posibilidades de acción.

La_culpa_victimiza_responsabilidad_libera

Así entendida, la responsabilidad está directamente relacionada con el liderazgo y con el compromiso y desde ahí, con la capacidad de enfocar la organización (sus procesos, su estructura, etc.) en aumentar la satisfacción del cliente, fin último de la implantación de un sistema de gestión ISO 9001. En definitiva, con su cultura organizativa y sus valores.

Si renunciamos a la responsabilidad estamos renunciando a la libertad para crear y cambiar las circunstancias que nos rodean.Responsabilidad_sin_logo