Las auditorías internas en ISO 14001:2015 (Reflexión 2/5)

Seguimos con el análisis de la evolución del proceso de auditoría interna en ISO 14001: 2015. Hoy vamos a cuestionar el papel de la auditoría interna como herramienta de información a la dirección.

Si volvemos a las ediciones anteriores de norma, 1996 y 2004, las auditorías internas tenían como fin adicional al propio proceso de verificación que los resultados de dichas auditorías mantuvieran informada a la dirección (podemos echar un vistazo al apartado 4.5.4 de UNE-EN ISO 14001:1996 y 4.5.5 de UNE-EN ISO 14001:2004).

La edición de 1996 iba más allá (y este punto se rectificó en la edición de 2004), al considerar que la información a la dirección formaba parte de la propia definición de auditoría interna. Y así, en el epígrafe 3.6 de UNE-EN ISO 14001:1996, se define auditoría del sistema de gestión medioambiental como un proceso de verificación sistemático y documentado para obtener y evaluar objetivamente evidencias para determinar si el sistema de gestión medioambiental de una organización se ajusta a los criterios de auditoría del sistema de gestión medioambiental marcados por la organización, y para la comunicación de los resultados del proceso a la dirección.

La en vigor de norma, ISO 14001:2015,  tiene como propósito definido para el proceso de auditoría proporcionar información sobre la conformidad y eficacia del sistema y requiere a la organización para establecer los mecanismos necesarios de información a la dirección pertinente (no se indica en la norma qué se entiende por dicho término).

La información a la dirección desaparece, pues, como uno de las finalidades de la auditoría y los resultados de dicha herramienta (auditoría interna) pasan a considerarse como una salida de proceso más (otro registro más del sistema) que se tendrá en cuenta en el proceso de revisión del sistema (epígrafe 9.3.2 c) 6) de UNE-EN ISO 14001:2015.